Crónica del 2º Curso Balintawak Instructors Training Program

Últimamente, venimos realizando unas clases especiales para desarrollar habilidad en el combate, así que ayer viernes nos reunimos unos pocos para darnos de palos.

Además, en el día de hoy hemos celebrado nuestro segundo encuentro de formación según el programa de niveles de Balintawak Cuentada.

Mi más sincero agradecimiento a todos aquellos que os habéis desplazado desde tantos lugares de España como Pamplona, Burgos, Segovia, Lugo y alrededores de la zona de Cantabria y Vizcaya.

Enhorabuena por vuestro esfuerzo porque en el entrenamiento “no hay atajos…”

Os dejo algunas de las fotillos del curso y una vez más gracias.

1er Curso BITP 2017

Primer curso del año 2017, gran entrenamiento, con un grupo que lo da todo en cada entrenamiento y que le pone ganas en todo lo que hace.

Agradecer a todos vuestra asistencia, sobre todo aquellos que hicisteis un largo recorrido… Y decir también que se echo de menos a aquellos que no pudisteis asistir por diversos motivos…

“De Corazón, sois Bienvenidos, con Respeto”

1er BITP 2017

PORQUÉ USAMOS UN PALO.

Buenas, hoy os traigo la traducción de un artículo que leí y que me pareció interesante, el artículo lo ha escrito el grupo de RICHMOND BALINTAWAK, ¿Qué os opináis?

 Artículo de RVABalintawak,       January 19, 2017

Una de las cosas que me encanta encanta del BALINTAWAK es que la mecánica corporal funciona sin importar el arma: mano vacía, arma de filo, bastón… cuchara de cocina, bolígrafo, paraguas, periódico enrollado… Lo pilláis.

Eso es debido a que la potencia no viene de la herramienta, sino de ti. De las tres armas que principalmente usamos (mano vacía, arma de filo y bastón) sólo una de ellas no miente y esa es nuestra principal herramienta.

MANO VACÍA-  Todos hemos visto esos pesos pesados que sólo dan tortazos, es una guerra de desgaste, sin habilidad. No son particularmente técnicos y francamente no lo necesitan. La física es la física. Aún así, empujan sin torsión y no son muy eficientes, lo cual podría explicar porqué gran parte de la acción sucede en el primer y segundo Round en los combates de pesos pesados.

Los pesos más ligeros por el contrario, tienen que ser técnicos para generar la fuerza necesaria para tumbar al oponente. Un ejemplo de cómo el palo puede llamarnos la atención de una mecánica corporal errónea es el “codo-baliza”. Mucha gente cuando está aprendiendo a lanzar puños abren su codo cuando van a lanzar un jab o cross, eliminando la estructura y por tanto la potencia del golpe, además del detrimento adicional de telegrafiar sus intenciones y alargar el tiempo de salida y vuelta del mismo. No se puede abrir el codo con el palo, esto orientaría el bastón en la dirección errónea. Bueno podrías, pero te golpearías tú mismo en la cabeza.

ARMAS DE FILO – Un arma de filo es un arma indulgente para la persona que la empuña, realmente no se necesita ninguna mecánica para hacer daño con ella. Con sólo dejar caer la punta sobre alguien ya haríamos daño. Puede compensar tu falta de técnica y permitirte sentir que estás haciendo más de lo que realmente haces.

No significa que no puedas aprender la mecánica de esta manera, hay muchas fantásticas artes que lo consiguen exitosamente.  Sin embargo, si lo que buscas es aprender a generar potencia en el mínimo tiempo necesitas coger un palo.

No solamente no te mentira, sino que se irá de su trayectoria para decirte que lo estás haciendo mal. Si no tienes control retemblará, si no tienes potencia rebotará. Amplifica todo lo que haces porque es una extensión de tu movimiento, haciéndolo más fácil de ver y más fácil de corregir.

El hierro moldea al hierro, pero el rattan nos da forma a nosotros. En Balintawak usamos el palo, pero NOSOTROS SOMOS EL ARMA.

Enlace original:

http://www.rvabalintawak.com/blog/2017/1/19/why-we-use-a-stick

10 años de nuestro viaje a Filipinas

Pues sí, diez años ya… El tiempo pasa, y además, rápido… Hace diez años, Francisco (nuestro instructor), Pepe y yo nos decidimos a realizar una expedición a Las Islas Filipinas, más concretamente a la isla de Cebú, para entrenar en la cuna del arte que tanto amamos, la “Eskrima”.

Después de ese viaje comprendimos muchos por qués de lo que habíamos estado entrenado, aprendimos que un arte marcial no es sólo el arte marcial en sí, si no también una serie de factores  que la rodean, pero ante todo fortalecimos nuestra amistad… También aprendimos que la felicidad es una decisión a tomar y que los factores externos no son tan importantes como pensamos.

Durante quince días pudímos disfrutar de unas islas asombrosas y muchas veces alejadas de cualquier atisvo de civilización.

Me gustaría agradecer a mis compañeros de viaje por los días que allí disfrutamos y sobre todo por alegrarme mi cumpleaños en esas tierras jajajajaja…. esas vivencias quedarán en nuestras memorías para siempre.